jueves, 18 de agosto de 2011

La Piratería y los Artistas Muertos

A veces me pregunto, en esta nueva era, en que cualquier persona puede quemar un disco, hacer un “copy-paste”, de un artículo, escanear una revista y compartirla con el mundo, ¿es ésta una buena época para vivir, tanto para los artistas como para nosotros?

Por una parte podría ser buena. Muchos coleccionistas pueden escanear su colección de comics antigua y gracias a ellos, puedo darme una vista histórica de cómo se divertían las generaciones pasadas y leer cosas que de otro modo jamás podría haber leído.

También puedo aprender muchas cosas gratis por Internet, cosas que no podría aprender por mi mismo.

Lo mismo pasa con la música, podría descargar mucha música gratis de artistas antiguos y de artistas independientes que amablemente nos regalan desde Internet, solo por el mero gusto de compartir.

En los enunciados anteriores, hay una constante: “artistas antiguos”, “épocas pasadas”, “del recuerdo”, “gratis”, ¿es esto bueno para alguien de esta época?

Y ahí viene la otra parte: la mala. ¿Porque ya no puedo leer comics mexicanos nuevos de calidad? ¿Porqué ya no los venden? ¿Porque hay tan pocos cantantes nuevos en Español, y la radio solo transmite “los éxitos de siempre y de todos los tiempos”?

Y allí es cuando empiezo a tener miedo: los nuevos artistas ya no nacen, mueren antes de nacer…

Gracias a la piratería, cualquiera puede quemar un disco de un artista nuevo o viejo, y venderlo en la calle, sin pagar regalías al artista original. De esta manera, los artistas morirán antes o durante su nacimiento, y ya no va a ver nuevos cantantes ni nuevas rolas que nos hagan vibrar como vibraron los jóvenes del siglo pasado, de los 90s, 80s, 70s, 60s, 50s…

Por otra parte, están todo tipo de compañías, entre ellas las disqueras, que quieren cobrar regalías hasta por cantar el himno nacional y por música y canciones de artistas que ya murieron muchos años y que ya forman parte de la cultura popular.

¿Cómo que todo debe tener un equilibrio, no crees?

Creo que debiera de existir una ley en todos los países que protegieran los derechos de autor de todos los artistas honestos: escritores, poetas, músicos, cantantes, y que liberara dichos derechos a los 50 años de muerto el últimos de los autores de una obra de arte (he dicho los artistas, los verdaderos creadores, no las compañías que quieren apoderarse de todos los bienes de la humanidad sin dar nada a cambio a la sociedad). Así se fomentaría el nacimiento de nuevos artistas, recordando a los antiguos.

El único país que tiene una legislación parecida es Chile. Deberíamos tener una así en México también.

Por eso digo: que suerte tuvieron nuestros padres de no haber vivido la era del Internet: podían divertirse en las calles jugando canicas, porque en aquel entonces la televisión no transmitía  todo el día, comprar los comics del santo de a 1 peso, y porque le daban una mesada de 10 pesos, todavía le alcanzaba para mucho más; ir al cine de una sola sala gigante con los amigos, bailar música disco, ir de día de campo con otras familias y convivir entre gente real… ¡Esos si eran buenos tiempos! La gente se divertía sanamente y sin necesidad de tanta tecnología.

Pero a mi me tocó vivir la época de “la generación X”, y ahora “los ninis” (jóvenes que ni estudian ni trabajan). Que mierda de época ésta, donde la mayoría de la gente esta desempleada o subcontratada, los sueldos son de miseria y a los culpables de las crisis económicas (banqueros, políticos y empresarios corruptos) se les premia con bonos millonarios (Esto no es invento mío,  cuando quebró el banco Lehman Brothers en Estados Unidos y hubo una crisis que se resolvió cuando el gobierno pagó las deudas del banco, lo primero que hicieron los ejecutivos de Lehman fué pagarse bonos millonarios que les “debía” el banco “por su excelente desempeño como ejecutivos”)

Solo espero que regresemos a la época de la inocencia, que disfrutaron nuestros padres y abuelos, y algún día, nos olvidemos por un ratito de las computadoras y los juegos de video y juguemos a la antigüita, con amigos verdaderos, bajo los árboles de un parque, o en un día de campo, volvamos a leer comics mexicanos nuevos y en papel de a 1 peso, como en los viejos tiempos…

image