viernes, 17 de marzo de 2017

Mi experiencia con la manufactura china de productos de mediana tecnología

A continuación, voy a relatar una reseña acerca de mi experiencia personal con la omnipresente manufactura china.

Primero que nada, hay que distinguir que ya casi todo está prácticamente hecho en China. Sin embargo, debo distinguir dos clases de manufactura. La primera, sería la maquila, que es la manufactura hecha por encargo de grandes compañías como Apple. Esta maquila se hace aquí por la relativamente barata mano de obra. Sin embargo, estas empresas exigen cierto rango de calidad a sus empresas maquiladoras.

En la segunda, sería la manufactura 100% China, de empresas chinas hechas por chinos. Esta manufactura se caracteriza por los bajos precios y porque la calidad pasa a segundo plano. El elemento principal de competencia de esta manufactura es el precio bajo.

Me voy a enfocar en la manufactura 100% China. Voy a dejar atrás la industria maquiladora china, y la cuestionable política de algunas empresas basada en la terciarización de la mano de obra, que aunque sea para abaratar la mano de obra, esta política está enfocada solamente al aumento de la ganancia y no a la disminución de los precios al consumidor.


Porque compro productos chinos.


Compro productos chinos, por la sencilla razón de que no hay productos nacionales. Realmente no me fijo en el bajo precio, que por cierto me parece alto para muchos productos, dada su mediocre calidad, pero como dije, no encuentro alternativas a ellos, por ser omnipresente los productos chinos.

Realmente, prefiero los productos nacionales hechos en México, tales como las pantallas planas, los zapatos, la ropa (a pesar de que ya casi no hay productores nacionales), y por supuesto la comida. Los productos mexicanos son ampliamente mejores que los chinos en estos aspectos.

Teclados chinos.

He tenido la necesidad de comprar teclados para computadora, y para mi sorpresa, no encuentro un solo producto mexicano. Ni siquiera de otro país, como Estados Unidos, Guatemala, Colombia, Argentina etc. Así que ni modo, lo chinos acumulan el monopolio de los teclados para computadora.

Aunque parece haber muchas marcas de teclados chinos, tales como Green Leaf o gl, Aktek, Mitzu o Mitzui, para mí no existen las marcas chinas: no olvidemos que China es un país comunista que solamente usa elementos del capitalismo que le convienen; por lo que para mí todas estas marcas son ficticias y realmente representan lo mismo.

Mi experiencia con los teclados chinos es variada. Algunos me han salido buenos, la mayoría regulares, pero con un elemento común: una vida útil muy corta.

Algunos son de plástico muy frágil que después de muchos movimientos de tecla se rompen, otros son demasiado duros que empiezan a tener problemas con las articulaciones cuando los usas.

En resumen: la mayoría son chafas, y aunque baratos (puede haber hasta de menos de $100, es decir, unos cinco dólares) todos tienen una vida útil de más o  menos 1 año o dos.

Alternativas: no hay. Al menos en el mercado mexicano todos los teclados son chinos.

Mouse o ratones para computadora.

Los ratones para computadora, también de las mismas marcas chinas usuales (aunque como dije, realmente son una misma marca: marca china), son todavía más chafas y corrientes que los teclados. Puede haber ratones de hasta $30, o incluso de más de $100: sin embargo el precio no está relacionado con la calidad; puedes comparar un ratón de $100 y ser una porquería. Los de conexiones USB son los más corrientes: suelen fallar en la conexión USB con el cable que se une con el ratón.

En fin, que tienes que cambiar de mouse al menos cada seis meses o cerca del año si tiene suerte.

Alternativas: no hay. Tienes que darte la idea que los mouse chinos nos invaden como plaga de ratas.

Tabletas chinas.

Debo de confesar que mi experiencia más desagradable de los productos chinos de mediana tecnología ha sido con las tabletas Android. Aquí, debo de confesar que me dejé llevar por los relativamente bajos precios y por la publicidad ciertamente engañosa de tiendas de autoservicio como Aurrerá o mercados soriana.

En mi vida, he comprado dos tabletas chinas: y las dos me duraron solamente un poco más de un año: justo un poco después de haberse terminado la garantía, ¡qué conveniente! Una era de la marca Mitzui que compré en Aurrerá, y la otra en la de la marca RM el compré en mercados soriana. Las dos, luciendo muy bien en su caja, que parece una caja de zapatos, pero que resultan funcionales al menos por un corto tiempo.

¿Qué les pasó estas máquinas? Pues un buen día simplemente dejaron de funcionar. La pantalla empezaba a poner borrosa, y ya no encendió más la máquina. Y en ambas pasó lo mismo.

Intenté llevarlas a reparar a uno de esos talleres que dicen "reparar tabletas y celulares", y en ninguno de esos pinches talleres, que funcionan también como puntos de venta de tarjetas celulares y de celulares de Telcel, pudieron arreglarlas.



Me quedó muy claro dos cosas: que en estos talleres no saben reparar tabletas y celulares a nivel de circuitos o software, solamente se dedican a sustituir partes, por lo que no son muy útiles en la mayoría de los casos, y por otra parte me quedó claro que las tabletas chinas son una porquería. Y realmente no son de tan bajo precio: pagar una de ellas por 800 o más de $1000 no valen la pena, y si las compras, lo único que vas a contribuir es al aumento de tu pobreza, y a la contaminación del medio ambiente cuando los deseches a la basura. Así es que, hazte un favor y a tu bolsillo y no compres estas basuras. Mejor, con ese dinero, vete de parranda o al antro, te garantizo que será para ti de mayor provecho.



Alternativas: en este caso sí hay. Te recomiendo comprar una tableta de la marca Samsumg, o de otras marcas reconocidas, aunque sea de una gama baja, que aunque son un poco más caras, te garantizo que si no la dejas caer, te durarán al menos 5 años.

Pilas o baterías.


Me refiero a las baterías tamaño AA o AAA. Pueden ser: recargables o no.

Las pilas chinas que no son recargables generalmente las venden en la calle, y ésas no te las recomiendo comprar, porque aparte de chafas, son peligrosas. No están bien selladas, y las fugas de electrolitos son frecuentes. El electrólito es ácido o Mercurio, que son venenosos para plantas y animales. Como en México estos artículos no se reciclan ni se desechen apropiadamente (o al menos yo no se donde descartarlas), cada vez que los compres y fomentes su consumo estarás contribuyendo a la contaminación de nuestros ríos, agua potable, mares y tierra cultivable. No te digo que deberían de prohibir las, porque de hecho ya está prohibida su venta, pero nuestras autoridades pues, brillan por su ausencia en la aplicación de la ley. Así que no te hagas complice de esto y no las compres, si en algo apareciese el medio ambiente y tus propios aparatos electrónicos, porque la fuga del electrólito los inutiliza.



En cuanto las pilas recargables, las he visto que se venden en tiendas de autoservicio como Aurrerá. Confieso que las he comprado, y también he visto que tienen fugas de electrólito después del vencimiento de la garantía de un año, o incluso antes. Por lo tanto, no recomiendo tampoco su compra.


Alternativa: deberías de comparar pilas de marcas reconocidas como: Duracell, Panasonic, u otras. Sin embargo, también tienen una vida útil. Como no he visto en México, ni más concretamente en el municipio donde vivo, ninguna política de desecho para estos peligrosos artículos, te recomiendo lo siguiente: en un frasco de plástico, de plástico duro, como en los recipientes de leche en polvo o de dulces, junta todas tus pilas viejas y usadas y guárdalas allí. Después cierras el frasco y lo sellas bien con pegamento. Esto al menos impedirá por muchos años que la electrolitos se filtren a los mantos freáticos. Lo ideal, sería que lo enviarás a una recicladora de desechos peligrosos, pero son difíciles de encontrar: al menos yo no sé de ninguna. Si tú sabes alguna, entonces deberías de enviar tus pilas usadas a estas empresas.

Prefiere también las pilas NiMH, a las pilas de níquel cadmio. Las primeras son menos peligrosas y las segundas son las más contaminantes e ineficientes. Y todas las pilas chinas que visto en el mercado son de Niquel cadmio.

Bocinas.

Son baratas en todos los sentidos, incluso en el precio. Compré una por curiosidad, y me arrepiento de ello. Reproducen mp3 y radio fm, y son recargables con baterías de polímero.



Los botones (si los tienen) son frágiles y se caen rápidamente. El control remoto es lo primero que muere, pues es una simple tarjeta de circuitos con lo mínimo para funcionar. Y es lo primero que deja de funcionar.

El sonido es mediocre. Carece de bajos y su caja de resonancia es de madera o cartón o pulpa de madera conglomerada. La recepción de fm también es mediocre: solo se escuchan bien si en tu localidad hay una estación de fm con mucha potencia.

Con todo, es practica: la recargas durante toda una noche (8 horas), y la descargas para oir las noticias de la mañana o escuchar tus rolas favoritas a la hora de la comida. Algunos nacos también las usan para molestar a los pasajeros del transporte publico con música de banda, y otros nacos las pegan a sus motos con lazos  para tener un sonido ruidoso en sus carcachas.

Veredicto: como una compra compulsiva están bien, pero si quieres un sonido decente, es mejor que te compres bocinas de marcas reconocidas como Panasonic (que ademas estan hechas en México). Las LG no te las recomiendo, que aunque coreanas, tienen también tienen un sonido mediocre con la particularidad de que tampoco son baratas.


Celdas solares.

Alguna vez compré un banco de celdas solares para recargar celulares. Y para variar, eran chinos.



Sin embargo, este articulo a pesar de tener un acabado bastante corriente, me ha durado más de un año. Es el único artículo chino del cual no ha tenido problemas hasta ahora.

Sin embargo, la pila que almacena la energía eléctrica también puede llegar a ser peligrosa, de modo que tiene que desecharse de la manera apropiada cuando termine su vida útil. Esta pila es de polímero, que es más barato que la de níquel cadmio y aparentemente menos peligrosa, pero habría que ver qué dicen los estudios de contaminación al respecto.

Conclusión.

Después de haber expuesto todas mis críticas, con toda seguridad pensarás que odio y detesto la manufactura china. Si piensas eso, estás en lo correcto.

Pero no la detesto por competir de manera desleal contra los productos nacionales, o porque el gobierno chino utiliza prácticas cuestionables para competir en los mercados internacionales e incluso para casi esclavizar a su población. Detesto la manufactura china porque ya sus productos no son tan baratos, y porque el desplazado a los competidores y ahora que los ha acabado nos ofrecen productos chafas a precios caros. Y por qué, aunque busque alternativas, ya no tengo otra elección más que comprarlos: ya son un monopolio.