martes, 15 de noviembre de 2011

Adiós escuela secundaria

Dicen que de poetas y locos todos tenemos un poco. Bueno, me ha dado por ser poeta aficionado. De hecho, soy poeta desde que tenía 12 años. Cuando estaba en la secundaria y en la preparatoria, gané varios concursos de poesía y de composición literaria juvenil (No es por presumir, pero sí es cierto)

Voy a dar a conocer en este blog algunos de esas composiciones que me hicieron famoso en mis años mozos. En aquel tiempo tuve varias reacciones encontradas. Por una parte, gané muchas admiradoras secretas. Por otra parte, también sufrí de la envidia y burla de muchos de mis compañeros, que unos me trataban de gay y otros hasta me querían golpear.

El mundo del internet no están diferente, y estoy seguro de que me van a llover criticas a diestra y siniestra. No se preocupen por esas críticas, no les haré caso.

Aquí, mi primer poesía con la que me gané un concurso:

Adiós, querida escuela secundaria, adiós

Adiós, querida escuela secundaria, adiós, yo me despido
Digo adiós a todos mis maestros y mis amigos
Que me vieron crecer y dejar de ser niño;
Adiós, señorita directora, libros y edificio.
 
Tres años de mi vida estuve contigo,
Sufrí, lloré, reí, ahora me voy y ahora me despido,
El que mucho se despide pocas ganas tiene de irse.
Es lo que le pasa a mi pobre corazón entristecido.
 
¿Cómo olvidar los largos paseos a la Alameda?
¿Cómo olvidar el caminito de mi escuela?
Jamás olvidaré la graciosa alegría de Rosa Isela,
Ni la hermosa carita de aquella maestra.
 
Siento nostalgia en mi corazón, a la vez que me palpita
Al saber que iré a otra escuela, que serán otros amigos,
Que no será el mismo caminito, ni la misma alameda
Que no veré a mi maestra, ni tampoco a Rosa Isela.
 
Adiós, querida escuela secundaria, adiós, yo me despido
Sabiendo que cuando me vaya, cuando termine el camino
Veré que la juventud ya he perdido,
Que no serán los mismos maestros, ni yo seré el mismo
Pero este corazón, mientras esté palpitando,
Te añorará, te querrá, como si no hubiera transcurrido el pasado.

Adiós, querida escuela secundaria, adiós yo me despido.

image