lunes, 30 de enero de 2017

El principio del fin del imperio norteamericano.

Ha comenzado el principio del fin del imperio norteamericano.
A lo largo de la historia, ningún imperio ha sido eterno. Por ejemplo, el imperio romano, que fue el gran imperio civilizador de la antigüedad, el padre de la democracia moderna, tuvo un inicio, un desarrollo, un auge y un fin.
Lo mismo podemos decir del imperio otomano.
O incluso del imperio español, que tuvo un inicio con el descubrimiento de América y un fin terrible con la independización de las colonias españolas en América.
La Unión Soviética y su era de los soviets del comunismo, tuvo un inicio, un desarrollo en la guerra fría y un fin en la perestroika.
En casi todas las caídas de los imperios un gobernante, generalmente pendejo, ha sido el causante de la caída de los grandes imperios. Por ejemplo, el imperio romano precipitó su caída cuando su democracia se corrompió y permitió que gobernantes como Nerón en lugar de gobernar se dedicaran a decir y hacer tonterías.
La Unión Soviética cayó cuando la era de los trabajadores dedicados se transformó a una era de trabajadores flojos y haraganes y la clase política se volvió complaciente y corrupta.
Hoy comienza una nueva era para los Estados Unidos. Una era de decadencia, en donde un payaso, que se dedicaba a los talks shows, a los concursos de belleza, y el decir y hacer tonterías para entretener a la gente, será quien dirija los destinos de ese país.
Como un moderno Nerón, dirá y hará muchas tonterías que nos divertirán muchísimo. Como un dictador sudamericano, se mostrara histriónico ante las cámaras de televisión, como si fuera el protagonista de su propio reality show, y echará la culpa a todo mundo de las consecuencias de sus pendejadas.
Sí, recuerden la fecha de hoy, porque hoy es el principio del fin del imperio norteamericano. Una cosa que yo nunca creí que vería en mi vida.