sábado, 31 de marzo de 2018

Instalación de Linux en un sistema con Windows 10 preinstalado (UEFI)

Por fin pude, después de muchas penurias, instalar Ubuntu Mate en mi maquina Lenovo con un Windows 10 preinstalado.

Porque es difícil instalar Linux en máquinas modernas

Porque Microsoft mañosamente obliga a los fabricantes de hardware a poner un sistema llamado UEFI, donde certifica Microsoft solo hardware que recibe su bendición. Y no permite fácilmente la instalación de otros sistemas operativos.

Lo hace pretextando seguridad para evitar ataques de gente malintencionada que intente secuestrar tu software o hardware.

Pero a mi me secuestraron mi PC con todo y esa chingadera de UEFI, asi que no sirve para nada, mas que para proteger los intereses mezquinos de Microsoft.

Cuál fué mi resultado final después de instalar Linux

Aunque pude instalar Linux, desgraciadamente el resultado final no fué el más óptimo para mí, pero al menos logré algo, y esto fué lo que obtuve:

1.- Pude instalar Linux junto con Windows 10 en una misma PC, ambos funcionales.

2.- Puedo utilizar ambos sistemas con el UEFI y el “secure boot” o “arranque seguro de Microsoft”, corriendo, pero en el caso de Linux, no puedo usar el software privativo de mi tarjeta de video NVIDIA para obtener el 100% de funcionalidad de mi tarjeta. Solo puedo utilizar la aceleración de hardware de la tarjeta con los controladores abiertos de NVIDIA, que aunque son buenos, no usan al 100% sus capacidades.

Pero todavía puedo usar la tarjeta NVIDIA haciendo sacrificios:

3.- Si quiero utilizar la tarjeta NVIDIA al 100%, tengo que habilitar los controladores privativos de Linux, pero para eso tengo que reiniciar, ingresar una contraseña desde el bios y en ese caso se deshabilita por completo Windows y se vuelve inutilizable.

Bueno, podría parecer una molestia menor: si quiero usar Linux al 100%, tengo que habilitar controladores de terceras partes, reiniciar e ingresar una contraseña para el UEFI.

Si quiero usar Windows al 100%, entonces tengo que deshabilitar los controladores privativos, reiniciar, ingresar una contraseña desde el bios para el UEFI, y usar Windows. Y luego volver a hacer el procedimiento anterior si quiero usar Linux.

Podría parecer algo menor, pero no deja de ser molestia. Es el precio que hay que pagar por nuestra libertad, ya que nos tiene cautivos el imperio de Microsoft. Lo justo que me regresaran el importe de Windows que pago aunque no lo quiera usar y usar Linux que es gratis. Las leyes no nos protegen.
Y desgraciadamente no puedo elegir: Aunque quisiera comprar maquinas sin Windows, todo el hardware ya viene configurado para instalar Windows e impedir la instalación de otros sistemas, o se pueden instalar pero con muchos problemas y molestias.
 

Pasos para instalar Linux junto con Windows 10

1.- Prepara tu DVD o USB para correr desde el bios. Como las maquinas nuevas prácticamente ya no tienen unidad de CD-ROM, la mejor manera de preparar tu unidad booteable es con una USB.
Descarga la imagen iso de tu distribución de Linux (yo usé UBUNTU MATE). Si usas una USB, que al menos sea de 8 GB, y configurala con la herramienta RUFUS, de modo que sea booteable solo para UEFI.

 
2.- Ingresa al BIOS del sistema. Desde el centro de mensajes de Windows 10, sigue estos pasos:
a).- Ingresar a todas las configuraciones.
b).- Actualizaciones y seguridad.
c)- Recuperación.
d) Inicio Avanzado -; Reiniciar ahora.
e) Opciones avanzadas.
f) Configuración de firmware UEFI.
G) Reiniciar para cambiar la configuración del FIRMWARE UEFI.
Antes del paso anterior, ingresa tu USB booteable con la distribución Linux.
3.- Cambia la configuración para que corra primero la USB. Después de aplicar el último paso en la configuración anterior, ingresa al bios de tu sistema (depende del fabricante), busca la opcion donde diga “boot”, y coloca que primero se instale la USB.

Tiene dos opciones adicionales:
a) Dejar el Arranque de inicio seguro de Microsoft intacto. Podrás usar Windows y Linux al mismo tiempo, sin preocuparte de nada más, pero no podrás usar controladores privativos de hardware para hardware de marca.
b) Quitar el “secure boot”, o “arranque seguro de Microsoft”. No podrás usar Windows momentáneamente, pero podrás usar Linux con controladores privativos. Desde Linux, tendrás que instalar los controladores privativos, establecer una contraseña para el UEFI, y en cada arranque, ingresar la contraseña.

Si no quieres correr inicio seguro, en tu bios desactiva esa opción.


Cambia el orden de arranque para que corra primero la USB o el DVD (Donde este guardada tu imagen de Linux). Si gustas, puedes quitar el arranque seguro pero Windows no funcionará.



Guarda y cierra el bios.

Si quitas el arranque seguro, tendrás que ingresar la contraseña de UEFI cada vez que arranques la PC, no podrás usar Windows pero si podrás usar Linux.
4.- Instala Linux como lo harías normalmente.

Solo tengo las siguientes observaciones:
a) Elige la opción de de “instalar software de terceros”, y “apagar secure boot”. Esto para que puedas instalar luego software de terceros por si los necesitaras, y para poder instalar Linux sin problemas.
Puedes escoger “Descargar actualizaciones mientras se instala” si lo deseas. Puedes instalar después actualizaciones de cualquier modo.
Tienes varias opciones al instalar Linux: junto al boot manager de Windows, en todo el disco duro o con más opciones.
Instalarlo junto al boot manager de Windows no te lo recomiendo, pues su rendimiento es malo.

Aunque puede ser util para el principiante que no quiere complicarse la vida. Ojo: en esta opción no puedes usar controladores privativos para Linux, ni quitar el arranque seguro, porque si lo haces, tu PC no funcionará.
Usar todo el disco duro si no quieres ya usar Windows. En este caso, tendrías que desactivar el arranque seguro ya para siempre.
O con mas opciones, que es mi preferida: yo recomendaria tener dos particiones dedicadas para Linux: una para swap o memoria virtual, del doble de tamaño de la memoria real, y otra para el sistema propiamente dicho. Si no sabes como crearla, tengo muchos tutoriales en mi blog.
Y listo. Eso es todo. Al inicio del sistema te aparecerá el grub de Linux para que escojas correr entre Linux o Windows.
Si escogiste instalar controladores privativos. Te aparecerá también un aviso del bios para que ingreses la contraseña que escogiste para el UEFI.
Al arrancar desde la USB, te aparece la pantalla de bienvenida de Linux. En este caso, Ubuntu Mate.

Elige “Probar Ubuntu” (para una instalación menos traumática), y después instalar Ubuntu.

 
Apaga el Secure boot para instalar sin problemas.






Usa esta configuración de teclado si tu teclado es chino como los que vende en Walmart o Aurrera (los mas comunes y corrientes)

Escribe tu nombre, contraseña, y nombre de usuario.

 
Espera a que se instale el sistema.

Al terminar la instalación, podrás usar Windows o Linux.
 
 
Si usas controladores privativos, no podrás usar secure boot ni Windows.



Si quisieras usar Windows en esta situación, tendrías que cambiar el bios para habilitar secure boot…


Y tendrías que ingresar de nuevo una contraseña para deshabilitar de nuevo el secure boot y usar linux con controladores privativos. Todo un desmadre cortesía de Microsoft para desanimar que instalemos sistemas operativos que no son suyos.